Swipe to the left

Actualización sobre la suplementación de vitamina D y aceite de pescado

Imprimir
Actualización sobre la suplementación de vitamina D y aceite de pescado
By Frederik Gammelby Jensen 21 days ago 74 Views

Bei Harry Fulton

Noviembre 2019


Las potencias más altas de omega-3 y vitamina D, combinadas con análisis de sangre, están demostrando beneficios notables para la salud.

La vitamina D y el aceite de pescado son algunos de los suplementos dietéticos más populares de la actualidad. Una razón por la que muchas personas los toman es la cobertura de noticias generalizadas que muestran reducciones marcadas de los trastornos degenerativos en respuesta a una mayor ingesta de estos nutrientes.

Dado que ya no es una "noticia" que el aceite de pescado y la vitamina D influyen favorablemente en la salud humana, algunas fuentes de los medios publican titulares tipo tabloide que a menudo malinterpretan los hallazgos de los ensayos clínicos.

Un ensayo clínico llamado VITAL utilizó potencias modestas de EPA / DHA a partir de aceite de pescado y vitamina D3 que no cumplieron con los objetivos clínicos primarios desafiantes. Esto causó que muchas fuentes de los medios proclamaran que no tiene valor suplementarse con estos nutrientes de bajo costo.

Eso es lamentable porque las personas que más los necesitan, es decir, aquellos que viven en circunstancias socioeconómicas difíciles, a menudo se ven más negativamente afectados por la falta de este tipo de nutrientes protectores.

Este artículo describe estudios en los que las altas potencias de omega-3 o vitamina D han demostrado beneficios notables para la salud.


Vitamina D y Salud Cardiovascular

Una explosión de investigación en las últimas décadas ha demostrado que la vitamina D afecta a casi todos los aspectos de la salud, incluida la protección contra problemas de salud cardiovascular. A medida que se publicaron nuevos estudios, muchos expertos revisaron sus recomendaciones al alza para la ingesta diaria de vitamina D y los niveles en sangre. Un vínculo similar entre los niveles de vitamina D y la enfermedad cardiovascular se ha demostrado en la investigación médica.

Varios estudios han demostrado que los niveles más bajos de vitamina D están asociados con presión arterial alta, glucosa elevada en la sangre, placa aterosclerótica en los vasos sanguíneos, rigidez arterial y tasas más altas de eventos cardiovasculares [10-19 / 1-10].

En los humanos, la suplementación con vitamina D puede reducir algunos de estos marcadores de enfermedad de los vasos sanguíneos. Por ejemplo, se demostró que 4.000 UI diarias reducen la rigidez arterial. [15,19 / 6,10].


Lo que necesitas saber

ACTUALIZACIÓN DE VITAMINA D Y ACEITE DE PESCADO

  • Los beneficios para la salud de los suplementos de omega-3 y vitamina D están bien documentados.
  • La investigación muestra que la vitamina D y los omega-3 ofrecen protección contra problemas cardiovasculares.
  • Life Extension recomienda dosis de 5,000 UI a 8,000 UI de vitamina D y 2,400 mg de EPA / DHA del aceite de pescado diariamente para mantener niveles óptimos. Los análisis de sangre regulares son importantes para guiar los ajustes a estas dosis para lograr los máximos beneficios.
  • Los expertos sugieren mantener los niveles en sangre entre 50 ng / ml y 80 ng / ml para la vitamina D y un índice de omega-3 del 8% al 12%.


Ácidos Grasos Omega-3 y Enfermedad Cardiovascular

Varios estudios han demostrado una estrecha relación entre los altos niveles de ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado y la protección contra aspectos de problemas de salud cardiovascular.

Varios otros estudios que usan dosis diarias de 2,000 mg a 4,000 mg de aceite de pescado también han mostrado beneficios para varios problemas cardiovasculares [28-30 / 11-13].

Es importante tener en cuenta que el manejo integral de la salud cardiovascular requiere una evaluación integral de los factores de riesgo más allá del colesterol y la presión arterial.

Es crucial un cambio de paradigma para dejar de centrarse en un solo número para el colesterol LDL y enfocarse en el paciente completo, teniendo en cuenta una variedad de biomarcadores que pueden proporcionar información adicional.

Aunque reducir el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL-C) es un objetivo principal para el manejo de la salud cardiovascular, los factores relacionados con el estilo de vida, como el consumo de tabaco, la obesidad y las rutinas sedentarias, también son muy importantes [31/14].

Además, muchos otros factores de riesgo, como la resistencia a la insulina, los desequilibrios hormonales, los estados hipercoagulables, la hiperhomocisteinemia, la inflamación vascular, la hiperglucemia y otros también juegan papeles importantes [32/15].

Los nutrientes como el magnesio, CoQ10, aceite de pescado omega-3, vitamina K2 y otros también juegan un papel importante y poco apreciado en la salud cardiovascular [30,33-48 / 13, 16-31]

Además, las pruebas avanzadas de fraccionamiento de lipoproteínas identifican el espectro completo de partículas de lipoproteínas, junto con la cuantificación directa de partículas en cada fracción de subclase de lipoproteínas.

Las subpartículas de LDL tienen un conjunto de propiedades distintas que incluyen tamaño y densidad. Las pequeñas partículas de LDL están mucho más relacionadas con el riesgo que las partículas de LDL más grandes. Las pruebas avanzadas de subclase de lipoproteínas (como la prueba de sangre de RMN) proporcionan información adicional que no se identifica de otra manera a través de las pruebas de lípidos de rutina para colesterol total, LDL, HDL y triglicéridos.


Resumen

La investigación ha demostrado que la vitamina D y los omega-3 afectan casi todos los aspectos de la salud, incluida la protección contra problemas de salud cardiovascular.

Life Extension® recomienda dosis de 5,000 UI a 8,000 UI de vitamina D y 2,400 mg de EPA / DHA del aceite de pescado diariamente para mantener niveles óptimos. Los análisis de sangre adecuados son importantes para guiar los ajustes a estas dosis para lograr los máximos beneficios.

Los expertos sugieren mantener los niveles en sangre entre 50 ng / ml y 80 ng / ml para la vitamina D y un índice de omega-3 del 8% al 12%.


Referencias

  1. Bennett AL, Lavie CJ. Vitamin D Metabolism and the Implications for Atherosclerosis. Adv Exp Med Biol. 2017;996:185-92.
  2. Chen FH, Liu T, Xu L, et al. Association of Serum Vitamin D Level and Carotid Atherosclerosis: A Systematic Review and Meta-analysis. J Ultrasound Med. 2018 Jun;37(6):1293-303.
  3. Fondjo LA, Sakyi SA, Owiredu W, et al. Evaluating Vitamin D Status in Pre- and Postmenopausal Type 2 Diabetics and Its Association with Glucose Homeostasis. Biomed Res Int. 2018;2018:9369282.
  4. Grubler MR, Marz W, Pilz S, et al. Vitamin-D concentrations, cardiovascular risk and events - a review of epidemiological evidence. Rev Endocr Metab Disord. 2017 Jun;18(2):259-72.
  5. McGreevy C, Barry M, Davenport C, et al. The effect of vitamin D supplementation on arterial stiffness in an elderly community-based population. J Am Soc Hypertens. 2015 Mar;9(3):176-83.
  6. Raed A, Bhagatwala J, Zhu H, et al. Dose responses of vitamin D3 supplementation on arterial stiffness in overweight African Americans with vitamin D deficiency: A placebo controlled randomized trial. PLoS One. 2017;12(12):e0188424.
  7. Schottker B, Haug U, Schomburg L, et al. Strong associations of 25-hydroxyvitamin D concentrations with all-cause, cardiovascular, cancer, and respiratory disease mortality in a large cohort study. Am J Clin Nutr. 2013 Apr;97(4):782-93.
  8. Vimaleswaran KS, Cavadino A, Berry DJ, et al. Association of vitamin D status with arterial blood pressure and hypertension risk: a mendelian randomisation study. Lancet Diabetes Endocrinol. 2014 Sep;2(9):719-29.
  9. Weng S, Sprague JE, Oh J, et al. Vitamin D deficiency induces high blood pressure and accelerates atherosclerosis in mice. PLoS One. 2013;8(1):e54625.
  10. Zaleski A, Panza G, Swales H, et al. High-Dose versus Low-Dose Vitamin D Supplementation and Arterial Stiffness among Individuals with Prehypertension and Vitamin D Deficiency. Dis Markers. 2015;2015:918968.
  11. Koh KK, Quon MJ, Shin KC, et al. Significant differential effects of omega-3 fatty acids and fenofibrate in patients with hypertriglyceridemia. Atherosclerosis. 2012 Feb;220(2):537-44.
  12. Nodari S, Triggiani M, Campia U, et al. n-3 polyunsaturated fatty acids in the prevention of atrial fibrillation recurrences after electrical cardioversion: a prospective, randomized study. Circulation. 2011 Sep 6;124(10):1100-6.
  13. Moertl D, Hammer A, Steiner S, et al. Dose-dependent effects of omega-3-polyunsaturated fatty acids on systolic left ventricular function, endothelial function, and markers of inflammation in chronic heart failure of nonischemic origin: a double-blind, placebo-controlled, 3-arm study. Am Heart J. 2011 May;161(5):915 e1-9.
  14. Available at: https://emedicine.medscape.com/article/2500031-overview#showall. Accessed August 28, 2019.
  15. Fonseca V, Desouza C, Asnani S, et al. Nontraditional risk factors for cardiovascular disease in diabetes. Endocr Rev. 2004 Feb;25(1):153-75.
  16. Knapen MH, Braam LA, Drummen NE, et al. Menaquinone-7 supplementation improves arterial stiffness in healthy postmenopausal women. A double-blind randomised clinical trial. Thromb Haemost. 2015 May;113(5):1135-44.
  17. Baggio E, Gandini R, Plancher AC, et al. Italian multicenter study on the safety and efficacy of coenzyme Q10 as adjunctive therapy in heart failure. CoQ10 Drug Surveillance Investigators. Mol Aspects Med. 1994;15 Suppl:s287-94.
  18. Langsjoen PH, Langsjoen AM. Coenzyme Q10 in cardiovascular disease with emphasis on heart failure and myocardial ischaemia. The Asia Pacific Heart Journal. 1998 1998/12/01/;7(3):160-8.
  19. Langsjoen PH, Langsjoen AM. Supplemental ubiquinol in patients with advanced congestive heart failure. Biofactors. 2008;32(1-4):119-28.
  20. Mortensen SA, Rosenfeldt F, Kumar A, et al. The effect of coenzyme Q10 on morbidity and mortality in chronic heart failure: results from Q-SYMBIO: a randomized double-blind trial. JACC Heart Fail. 2014 Dec;2(6):641-9.
  21. Pepe S, Marasco SF, Haas SJ, et al. Coenzyme Q10 in cardiovascular disease. Mitochondrion. 2007 Jun;7 Suppl:S154-67.
  22. Sander S, Coleman CI, Patel AA, et al. The impact of coenzyme Q10 on systolic function in patients with chronic heart failure. J Card Fail. 2006 Aug;12(6):464-72.
  23. Singh RB, Wander GS, Rastogi A, et al. Randomized, double-blind placebo-controlled trial of coenzyme Q10 in patients with acute myocardial infarction. Cardiovasc Drugs Ther. 1998 Sep;12(4):347-53.
  24. Douban S, Brodsky MA, Whang DD, et al. Significance of magnesium in congestive heart failure. Am Heart J. 1996 Sep;132(3):664-71
  25. Grober U, Schmidt J, Kisters K. Magnesium in Prevention and Therapy. Nutrients. 2015 Sep 23;7(9):8199-226.
  26. Shechter M. Magnesium and cardiovascular system. Magnes Res. 2010 Jun;23(2):60-72.
  27. Heydari B, Abdullah S, Pottala JV, et al. Effect of Omega-3 Acid Ethyl Esters on Left Ventricular Remodeling After Acute Myocardial Infarction: The OMEGA-REMODEL Randomized Clinical Trial. Circulation. 2016 Aug 2;134(5):378-91.
  28. Marik PE, Varon J. Omega-3 dietary supplements and the risk of cardiovascular events: a systematic review. Clin Cardiol. 2009 Jul;32(7):365-72.
  29. Nodari S, Triggiani M, Campia U, et al. Effects of n-3 polyunsaturated fatty acids on left ventricular function and functional capacity in patients with dilated cardiomyopathy. J Am Coll Cardiol. 2011 Feb 15;57(7):870-9.
  30. Fotino AD, Thompson-Paul AM, Bazzano LA. Effect of coenzyme Q(1)(0) supplementation on heart failure: a meta-analysis. Am J Clin Nutr. 2013 Feb;97(2):268-75.
  31. Belardinelli R, Mucaj A, Lacalaprice F, et al. Coenzyme Q10 improves contractility of dysfunctional myocardium in chronic heart failure. Biofactors. 2005;25(1-4):137-45.