Swipe to the left

Zinc: Una Piedra angular en la función immune saludable

Imprimir
Zinc: Una Piedra angular en la función immune saludable
By Frederik 2 hace años que 1255 Vistas

El inicio de la temporada de resfriados y gripe sirve como un recordatorio de la importancia crítica de mantener reservas adecuadas de zinc mineral.

Aunque es mejor conocido por su papel en la lucha contra los resfriados y gripes, el zinc tiene efectos de gran alcance en la salud humana, desde el fortalecimiento de las defensas inmunes del cuerpo, la salud de la piel hasta la promoción del crecimiento y el desarrollo óptimos [1]

El décimo elemento más común en el cuerpo humano, el zinc, es vital para el funcionamiento de más de 300 hormonas y enzimas [2].

Uno de los más importantes es la superóxido dismutasa de cobre / zinc, una enzima antioxidante asociada con la longevidad y la protección contra el estrés oxidativo [3-5].

La deficiencia de zinc se asocia con numerosos estados de enfermedad e incluso con daño en el ADN, lo que puede contribuir al cáncer [6].

Con una preponderancia de evidencia científica que sugiere que la deficiencia de zinc es común en los Estados Unidos y en todo el mundo, es aún más importante que los adultos conscientes de la salud tomen medidas para garantizar el estado óptimo del zinc.

Estimulando las defensas antioxidants del cuerpo

El zinc es un componente esencial de uno de los antioxidantes naturales más importantes del cuerpo, la enzima conocida como superóxido dismutasa de cobre / zinc (Cu / Zn SOD [3,4]. Cu / Zn SOD es parte de una familia de enzimas antioxidantes que desarman peligrosos radicales superóxido, que pueden causar estragos en compuestos celulares como lípidos, proteínas y DN [5,7]. Cu / Zn SOD rápidamente descompone estos compuestos en peróxido de hidrógeno, que se convierte rápidamente en agua inocua y oxígeno ordinario [8] .

Una Piedra angular en la función immune saludable

Además de reforzar las defensas antioxidantes del cuerpo, el zinc juega un papel crucial en el apoyo de la función adecuada del sistema inmune [9-12]. Los linfocitos T son glóbulos blancos que ayudan a combatir las infecciones y dependen del zinc para su desarrollo y activación. En los humanos, la deficiencia de zinc puede resultar en una disminución del número de linfocitos T y una disminución de la capacidad para combatir las infecciones y cicatrizar heridas [13-18].

Mantener los niveles adecuados de zinc es igualmente importante para los adultos mayores. A medida que las personas envejecen, su función inmune disminuye, en parte debido a la disminución del tamaño y la función de la glándula del timo. Nueva evidencia sugiere que el zinc puede ayudar a mantener una función saludable de la glándula del timo en personas mayores [19]. Los científicos también han encontrado evidencia de que una deficiencia de zinc en adultos mayores puede contribuir a la función inmune deteriorada con el envejecimiento o la inmunosenescencia [20]. Estos hallazgos sugieren que el zinc juega un papel crítico en el apoyo de la función inmune saludable con la edad.

El zinc combate los síntomas del resfriado común

Uno de los usos más importantes del zinc en los últimos años es la reducción de la gravedad y la duración de los resfriados. El resfriado común es causado por uno de más de 200 virus distintos que se dirigen al tracto respiratorio [23]. El zinc interfiere con la capacidad de los virus para adherirse a la superficie de las células del tracto respiratorio y reproducirse, lo que puede ayudar a evitar que las infecciones se arraiguen y provoquen síntomas [24].

Para ser más efectivos, las pastillas de zinc deben tomarse dentro de las 24 horas de la aparición de los primeros síntomas del resfrío y deben tomarse de forma continua durante el curso de la enfermedad. Aunque en general se tolera bien, algunos pacientes han reportado náuseas leves cuando toman pastillas de zinc, y las alteraciones temporales en la sensación del gusto no son infrecuentes. Tomar zinc con alimentos puede ayudar a aliviar estos efectos.

Conclusión

Por tanto…La abrumadora evidencia científica de todo el mundo subraya la importancia crítica del zinc para la salud humana. Dada esta evidencia científica que indica que el zinc es indispensable para la salud, es prudente incluir este potente micronutriente en el régimen diario de vitaminas / minerales.

Referencias:

1. Grungreiff K, Reinhold D. Liver cirrhosis and “liver” diabetes mellitus are linked by zinc deficiency. Med Hypotheses. 2005;64(2):316-7.

2. Prasad AS. Zinc: the biology and therapeutics of an ion. Ann Intern Med. 1996 Jul 15;125(2):142-4.

3. Kasperczyk S, Birkner E, Kasperczyk A, Zalejska-Fiolka J. Activity of superoxide dismutase and catalase in people protractedly exposed to lead compounds. Ann Agric Environ Med. 2004;11(2):291-6.

4. Kocaturk PA, Kavas GO, Erdeve O, Siklar Z. Superoxide dismutase activity and zinc and copper concentrations in growth retardation. Biol Trace Elem Res. 2004;102(1-3):51-9.

5. Landis GN, Tower J. Superoxide dismutase evolution and life span regulation. Mech Ageing Dev. 2005 Mar;126(3):365-79.

6. Ames BN. DNA damage from micronutrient deficiencies is likely to be a major cause of cancer. Mutat Res. 2001 Apr 18;475(1-2):7-20.

7. Noor R, Mittal S, Iqbal J. Superoxide dismutase—applications and relevance to human diseases. Med Sci Monit. 2002 Sep;8(9):RA210-5.

8. Kato S, Saeki Y, Aoki M, et al. Histological evidence of redox system breakdown caused by superoxide dismutase 1 (SOD1) aggregation is common to SOD1-mutated motor neurons in humans and animal models. Acta Neuropathol (Berl). 2004 Feb;107(2):149-58.

9. Raqib R, Roy SK, Rahman MJ, et al. Effect of zinc supplementation on immune and inflammatory responses in pediatric patients with shigellosis. Am J Clin Nutr. 2004 Mar;79(3):444-50.

10. Bogden JD. Influence of zinc on immunity in the elderly. J Nutr Health Aging. 2004;8(1):48-54.

11. Field CJ, Johnson IR, Schley PD. Nutrients and their role in host resistance to infection. J Leukoc Biol. 2002 Jan;71(1):16-32.

12. Chandra RK. Impact of nutritional status and nutrient supplements on immune responses and incidence of infection in older individuals. Ageing Res Rev. 2004 Jan;3(1):91-104.

13. Fraker PJ, King LE. Reprogramming of the immune system during zinc deficiency. Annu Rev Nutr. 2004;24:277-98.

14. Fraker PJ, King LE, Laakko T, Vollmer TL. The dynamic link between the integrity of the immune system and zinc status. J Nutr. 2000 May;130(5S Suppl):1399S-406S.

15. Lim Y, Levy M, Bray TM. Dietary zinc alters early inflammatory responses during cutaneous wound healing in weanling CD-1 mice. J Nutr. 2004 Apr;134(4):811-6.

16. Patrick L. Nutrients and HIV: part two—vitamins A and E, zinc, B-vitamins, and magnesium. Altern Med Rev. 2000 Feb;5(1):39-51.

17. Mitchell WA, Meng I, Nicholson SA, Aspinall R. Thymic output, aging and zinc. Biogerontology. 2006 Sep 9; [Epub ahead of print]

18. Herbein G, Varin A, Fulop T. NF-kappaB, AP-1, Zinc-deficiency and aging. Biogerontology. 2006 Sep 9; [Epub ahead of print].

19. Mossad SB, Macknin ML, Medendorp SV, Mason P. Zinc gluconate lozenges for treating the common cold. A randomized, double-blind, placebo-controlled study. Ann Intern Med. 1996 Jul 15;125(2):81-8.

20. Hulisz D. Efficacy of zinc against common cold viruses: an overview. J Am Pharm Assoc (Wash.DC.). 2004 Sep;44(5):594-603.

21. Anzueto A, Niederman MS. Diagnosis and treatment of rhinovirus respiratory infections. Chest. 2003 May;123(5):1664-72.