Cognitex

Los niveles reducidos de neurotransmisores y otros compuestos cerebrales tienen un impacto profundo en la cognición y la memoria en los adultos mayores.

El cerebro de un adulto sano tiene alrededor de 100 mil millones de células nerviosas. Cada célula requiere un apoyo dietético específico para un rendimiento óptimo.

Cognitex se desarrolló en 1982 para aumentar los niveles cerebrales de acetilcolina, un neurotransmisor que permite que las neuronas se comuniquen. A lo largo de los años, Cognitex se ha mejorado con la adición de nutrientes utilizados en Europa para proteger y mejorar la función neurológica.