16/4/24

Degeneración macular: nutrientes para mantener los ojos en plena forma


Es posible que la pérdida de visión y la nutrición no sean los temas de referencia, sin embargo, este blog se centra en los pormenores de por qué la vista podría deteriorarse.

Lo más importante es que te contamos cómo puedes ayudar a conservar la calidad de tu visión con el tiempo, ¡con una nutrición específica!

El deterioro de la salud ocular se debe a múltiples factores, y existen muchas formas de protegerlos, como una iluminación correcta, limitar el tiempo frente a la pantalla y evitar la contaminación ambiental. Además de esto, los alimentos que consume y los suplementos que toma afectan esta protección.


¿Qué es la degeneración macular?

La degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) es una afección ocular que afecta la visión central, al hacerla borrosa.

Ocurre cuando la parte del ojo responsable de la visión directa y detallada, conocida como mácula, se daña con la edad. La mácula está ubicada en la retina, la capa sensible a la luz en la parte posterior del ojo. 

Sin embargo, es posible frenar esta progresión. Se ha demostrado que la degeneración macular también es más probable que se produzca en personas con el iris de color claro.


Síndrome del ojo seco

El síndrome del ojo seco causa malestar diario y puede aumentar el riesgo de infección y daño a la superficie del ojo. Las gotas para los ojos ayudan a donar a largo plazo. Sólo las lágrimas reales pueden nutrir y proteger completamente los ojos.

Los científicos han descubierto que el extracto de baya de maqui, tomado por vía oral, aumenta drásticamente la producción natural de lágrimas del cuerpo. 

En un estudio piloto, este extracto proporcionó una mejora del 72% en los síntomas del ojo seco en sólo dos meses. Un ensayo clínico controlado confirmó que aumentó la producción de lágrimas en un 89% y redujo las molestias y la fatiga ocular en cuestión de semanas.

Las tasas de deterioro están aumentando

El mayor uso de dispositivos digitales como teléfonos inteligentes y computadoras, que reducen el parpadeo y aceleran la evaporación de las lágrimas, puede contribuir a que los síntomas del ojo seco sean más frecuentes (1).

Factores como estos pueden provocar sequedad en los ojos:

  • Contaminación ambiental
  • Ciertos medicamentos
  • Usar lentes de contacto
  • Cirugías como cataratas o cirugía ocular con láser
  • Aire acondicionado
  • Cambios hormonales
  • Déficits nutricionales (como la deficiencia de vitamina A)(2)

Las gotas para los ojos a menudo no brindan un alivio adecuado ni abordan las causas subyacentes, ya que no pueden imitar completamente la composición natural de las lágrimas.


Nutrientes que pueden mejorar la salud ocular

Algunos nutrientes para mejorar la salud ocular son:

Algunos de estos y otros se amplían en esta publicación de blog.

Cyanidina-3-glucósido

El cianidin-3-glucósido (C3G), un flavonoide que se encuentra en determinadas bayas de color oscuro (2,4) puede ayudar a mejorar la visión nocturna. 

Según una investigación reciente (6), es prometedor para proteger las células de la córnea y la retina contra el daño bacteriano, la inflamación (5) y el estrés oxidativo (6).

Es particularmente beneficioso para quienes padecen degeneración macular y suelen experimentar dificultades de visión nocturna (7). C3G mejora la rodopsina, una proteína crucial para la visión con poca luz (6), mejorando su función y regeneración (4,9-11).

Un estudio encontró que un extracto de bayas con C3G mejoraba notablemente la visión nocturna en voluntarios sanos en 30 minutos (8). Cuando se combina con otros nutrientes, el C3G podría ofrecer una protección integral contra la pérdida de visión relacionada con la edad.

Carotenoids 

¿No hemos oído todos que comer zanahorias nos permite ver en la oscuridad? Bueno, este mito tiene algo de cierto: ayuda a la visión; y salud macular. Los estudios han encontrado que las personas con niveles más altos de carotenoides en la retina tienen tasas más bajas de degeneración macular (9,10).

os ácidos grasos omega-3 no son los únicos nutrientes que ayudan a proteger contra las enfermedades oculares. Los pigmentos vegetales como la luteína, la zeaxantina y la mesozeaxantina, que se acumulan en la membrana externa de la retina, no sólo sostienen la estructura de la mácula sino que también protegen los ojos de las longitudes de onda dañinas de la luz.

En concreto, una ingesta elevada de luteína y zeaxantina puede reducir el riesgo de degeneración macular avanzada en un 41% (11).

Además, el azafrán es beneficioso para prevenir las primeras etapas de la degeneración macular y el alfacaroteno ayuda a proteger contra las etapas avanzadas. Además, y como se mencionó anteriormente, se ha demostrado que el flavonoide cianidin-3-glucósido mejora la visión nocturna en sólo 30 minutos.

Juntos, estos siete nutrientes ofrecen una protección integral para la visión.

Omega 3 

Diversos estudios epidemiológicos han indicado que las personas que ingieren los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 tienen el menor riesgo de degeneración macular(12,13-18).

Los estudios observacionales sugieren que el aumento de omega-3 en la dieta puede retardar la progresión de la enfermedad (19,20). En 2021 y 2022 se publicaron dos metanálisis importantes.

El primero sintetizó datos de 21 estudios clínicos en los que participaron más de 190.000 personas para investigar si el omega-3 del aceite de pescado se correlaciona con un riesgo reducido de degeneración macular relacionada con la edad (19).

Este análisis reveló que el alto consumo de aceites de pescado se asoció con una reducción del 14% en el riesgo de degeneración macular en etapa temprana y un riesgo un 29% menor de formas más graves en etapa tardía.

Hallazgos adicionales mostraron que cada 1000 mg adicionales de omega-3 por día reducía el riesgo de degeneración macular en etapa temprana en un 6% y en etapa tardía en un 22% (19).. 

Los estudios también encontraron efectos protectores tanto en el DHA como en el EPA, los principales ácidos grasos del aceite de pescado, especialmente en aquellos con mayor ingesta (19).

La degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) se presenta en dos tipos (21)

1. Degeneración macular ojo seco:

Esta es la forma más común, conocida como DMAE atrófica. Implica el adelgazamiento de la mácula, que forma parte de la retina, a medida que envejecemos.

La DMAE seca progresa a través de tres etapas: temprana, intermedia y tardía. La progresión suele ser lenta y se produce a lo largo de varios años. En la etapa tardía de la DMAE seca, actualmente no hay tratamientos médicos disponibles.

2. Degeneración macular ojo no seco:

Este es el tipo menos común pero es más grave y se conoce como DMAE neovascular avanzada. Ocurre cuando crecen vasos sanguíneos anormales debajo de la retina y pierden líquido o sangre, dañando la mácula.

La DMAE húmeda puede desarrollarse a partir de cualquier etapa de la DMAE seca y, por lo general, conduce a una pérdida de visión más rápida. A diferencia de la DMAE seca, existen tratamientos médicos disponibles para la DMAE húmeda.

El omega 3 ayuda a "mojar" la DMAE

Un metanálisis de 2022 se centró en pacientes con la forma húmeda más grave de degeneración macular relacionada con la edad. Revisó datos de cinco estudios realizados en Japón, Estados Unidos y Europa, en los que participaron más de 12.000 pacientes (23). 

Los resultados indicaron que el alto consumo de ácidos grasos omega-3 provenientes del aceite de pescado redujo significativamente el riesgo de este tipo agresivo de degeneración macular.

Los pacientes con la mayor ingesta de omega-3 experimentaron una notable reducción del riesgo del 49 % en comparación con aquellos con la ingesta más baja (24). 

El estudio también diferenció los efectos del DHA y el EPA, dos tipos de omega-3, y descubrió que los niveles altos de DHA conducían a un riesgo un 39 % menor de desarrollar degeneración macular húmeda, mientras que la ingesta elevada de EPA se asociaba con un riesgo un 32 % menor. 

Esta evidencia respalda los beneficios protectores del aceite de pescado contra todas las formas de degeneración macular relacionada con la edad, destacando su papel en el mantenimiento de la salud ocular. 

La degeneración macular relacionada con la edad es la principal causa de pérdida de visión en personas mayores de 50 años, y aumentar la ingesta de omega-3 es una estrategia preventiva respaldada por una extensa investigación.

Azafrán

Los estudios clínicos muestran que el azafrán, derivado de la flor del azafrán, mejora la visión en diversas afecciones oculares (26), como la degeneración macular relacionada con la edad y la retinopatía diabética (27,28). 

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y neuroprotectoras, el azafrán ayuda a preservar la visión previniendo la muerte celular (29).

En un estudio clínico, pacientes con degeneración macular relacionada con la edad de leve a moderada tomaron 20 mg de azafrán al día y mostraron una mejor función visual, aún más cuando se combina con luteína y zeaxantina.

Otro estudio informó que el azafrán mejoraba la capacidad de las células de la retina para detectar la luz, y los pacientes podían leer una línea adicional en una tabla optométrica después de tres meses (30,31). 

El uso a largo plazo (alrededor de 14 meses) de 20 mg diarios no solo mantuvo sino que aumentó la sensibilidad de la retina y mejoró significativamente la agudeza visual (32).

Mesozeaxantina

La mesozeaxantina es un carotenoide amarillo producido a partir de la luteína en el ojo y también se encuentra en pequeñas cantidades en ciertos alimentos (33). Las personas con degeneración macular suelen tener un 30% menos de mesozeaxantina en la mácula en comparación con aquellas con ojos sanos (35). Esta deficiencia podría deberse a una cantidad insuficiente de luteína en la dieta o a una incapacidad para convertir la luteína en mesozeaxantina de forma eficaz. La suplementación con mesozeaxantina puede ayudar a aumentar los niveles de pigmento macular protector (35).

Astaxanthin

La astaxantina, un carotenoide rojizo que se encuentra en las algas marinas y algunos mariscos (36,37), protege las células de la retina del estrés físico y oxidativo en estudios preclínicos (36-38). Ayuda a proteger las células oculares del daño de los rayos UV y la inflamación al inhibir la activación del factor nuclear kappa B (NF-kB) (39).

La investigación experimental muestra que la astaxantina puede prevenir daños causados por afecciones como la degeneración macular húmeda y el glaucoma (40). 

Es particularmente beneficioso para la retinopatía diabética, una afección común (36) en la diabetes a largo plazo, al prevenir la muerte de las células nerviosas en la retina causada por un nivel alto de azúcar en sangre (36). Los estudios sugieren que tomar 6 mg de astaxantina al día puede mejorar la agudeza visual y la salud ocular en general (41).

Maquiberry

Las lágrimas naturales constan de tres capas: una capa aceitosa externa que evita la evaporación, una capa acuosa intermedia que humedece y nutre la córnea y una capa mucosa interna que mantiene las lágrimas adheridas al ojo. Estas capas son cruciales para la salud de la córnea y la conjuntiva.

Para combatir el síndrome del ojo seco, los científicos han estado explorando métodos para mejorar la producción corporal de estas lágrimas esenciales.

Los investigadores descubrieron que el extracto de baya de maqui, de una fruta originaria de Chile y Argentina, mejora la producción natural de lágrimas cuando se consume (42,43). Esto proporciona un alivio rápido y sostenido para los ojos secos e irritados, ayudando a prevenir daños a largo plazo. 

Las bayas de maqui contienen delfinidinas, pigmentos bioactivos que protegen las estructuras oculares como la glándula lagrimal productora de lágrimas al reducir los radicales libres, proteger las células del daño de la luz y restaurar la producción natural de lágrimas.


Saber más


Referencias 

  1. Al-Mohtaseb Z, Schachter S, Shen Lee B, et al. The Relationship Between Dry Eye Disease and Digital Screen Use. Clin Ophthalmol. 2021;15:3811-20. 
  2. Available at: https://www.uptodate.com/contents/dry-eye-disease. Accessed December 13, 2021. 
  3. Tremblay F, Waterhouse J, Nason J, et al. Prophylactic neuroprotection by blueberry-enriched diet in a rat model of light-induced retinopathy. J Nutr Biochem. 2013 Apr;24(4):647-55. 
  4. Lee SH, Jeong E, Paik SS, et al. Cyanidin-3-glucoside extracted from mulberry fruit can reduce N-methyl-N-nitrosourea-induced retinal degeneration in rats. Curr Eye Res. 2014 Jan;39(1):79-87. 
  5. Li X, Sun M, Long Y. Cyanidin-3-O-Glucoside Attenuates Lipopolysaccharide-Induced Inflammation in Human Corneal Epithelial Cells by Inducing Let-7b-5p-Mediated HMGA2/PI3K/Akt Pathway. Inflammation. 2020 Jun;43(3):1088-96. 
  6. Pawlowska E, Szczepanska J, Koskela A, et al. Dietary Polyphenols in Age-Related Macular Degeneration: Protection against Oxidative Stress and Beyond Oxid Med Cell Longev. 2019;2019:9682318. 
  7. Ying GS, Maguire MG, Liu C, et al. Night vision symptoms and progression of age-related macular degeneration in the Complications of Age-related Macular Degeneration Prevention Trial. Ophthalmology. 2008 Nov;115(11):1876-82. 
  8. Available at: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK10850/. Accessed June 29, 2021. 
  9. Matsumoto H, Nakamura Y, Tachibanaki S, et al. Stimulatory effect of cyanidin 3-glycosides on the regeneration of rhodopsin. J Agric Food Chem. 2003 Jun 4;51(12):3560-3. 
  10. Tirupula KC, Balem F, Yanamala N, et al. pH-dependent interaction of rhodopsin with cyanidin-3-glucoside. 2. Functional aspects. Photochem Photobiol. 2009 Mar-Apr;85(2):463-70. 
  11. Yanamala N, Tirupula KC, Balem F, et al. pH-dependent interaction of rhodopsin with cyanidin-3-glucoside. 1. Structural aspects. Photochem Photobiol. 2009 Mar-Apr;85(2):454-62. 
  12. Nakaishi H, Matsumoto H, Tominaga S, et al. Effects of black current anthocyanoside intake on dark adaptation and VDT work-induced transient refractive alteration in healthy humans. Altern Med Rev. 2000 Dec;5(6):553-62. 
  13. Agron E, Mares J, Clemons TE, et al. Dietary Nutrient Intake and Progression to Late Age-Related Macular Degeneration in the Age-Related Eye Disease Studies 1 and 2. Ophthalmology.2021Mar;128(3):425-42. 
  14. Lem DW, Davey PG, Gierhart DL, et al. A Systematic Review of Carotenoids in the Management of Age-Related Macular Degeneration. Antioxidants (Basel). 2021Aug 5;10(8). 
  15. Wu J, Cho E, Willett WC, et al. Intakes of Lutein, Zeaxanthin, and Other Carotenoids and Age-Related Macular Degeneration During 2 Decades of Prospective Follow-up. JAMA Ophthalmol.2015Dec;133(12):1415-24. 
  16. Souied EH, Aslam T, Garcia-Layana A, et al. Omega-3 Fatty Acids and Age-Related Macular Degeneration. Ophthalmic Research.2015;55(2):62-9. 
  17. Chong EW, Robman LD, Simpson JA, et al. Fat consumption and its association with age-related macular degeneration. Arch Ophthalmol. 2009May;127(5):674-80. 
  18. Chua B, Flood V, Rochtchina E, et al. Dietary fatty acids and the 5-year incidence of age-related maculopathy. Arch Ophthalmol.2006Jul;124(7):981-6. 
  19. SanGiovanni JP, Chew EY, Agron E, et al. The relationship of dietary omega-3 long-chain polyunsaturated fatty acid intake with incident age-related macular degeneration: AREDS report no. 23. Arch Ophthalmol. 2008Sep;126(9):1274-9. 
  20. Seddon JM, Rosner B, Sperduto RD, et al. Dietary fat and risk for advanced age-related macular degeneration. Arch Ophthalmol.2001Aug;119(8):1191-9. 
  21. Tan JS, Wang JJ, Flood V, et al. Dietary fatty acids and the 10-year incidence of age-related macular degeneration: the Blue Mountains Eye Study. Arch Ophthalmol.2009May;127(5):656-65. 
  22. Christen WG, Schaumberg DA, Glynn RJ, et al. Dietary omega-3 fatty acid and fish intake and incident age-related macular degeneration in women. Arch Ophthalmol.2011Jul;129(7):921-9. 
  23. Jiang H, Shi X, Fan Y, et al. Dietary omega-3 polyunsaturated fatty acids and fish intake and risk of age-related macular degeneration. Clin Nutr.2021Dec;40(12):5662-73. 
  24. Meng XT, Shi YY, Hong-Yan Z. Dietary omega-3 LCPUFA intake in the prevention of neovascular age-related macular degeneration: a systematic review and meta-analysis. Nutr Hosp.2022Aug 25;39(4):910-5. 
  25. Available at: https://www.aao.org/eye-health/diseases/amd-macular-degeneration. Accessed June 15, 2023. 
  26. Bosch-Morell F, Villagrasa V, Ortega T, et al. Medicinal plants and natural products as neuroprotective agents in age-related macular degeneration. Neural Regen Res. 2020 Dec;15(12):2207-16. 
  27. Fernandez-Albarral JA, de Hoz R, Ramirez AI, et al. Beneficial effects of saffron (Crocus sativus L.) in ocular pathologies, particularly neurodegenerative retinal diseases. Neural Regen Res. 2020 Aug;15(8):1408-16. 
  28. Sepahi S, Mohajeri SA, Hosseini SM, et al. Effects of Crocin on Diabetic Maculopathy: A Placebo-Controlled Randomized Clinical Trial. Am J Ophthalmol. 2018 Jun;190:89-98. 
  29. Heitmar R, Brown J, Kyrou I. Saffron (Crocus sativus L.) in Ocular Diseases: A Narrative Review of the Existing Evidence from Clinical Studies. Nutrients. 2019 Mar 18;11(3). 
  30. Broadhead GK, Grigg JR, McCluskey P, et al. Saffron therapy for the treatment of mild/moderate age-related macular degeneration: a randomised clinical trial. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol. 2019 Jan;257(1):31-40. 
  31. Falsini B, Piccardi M, Minnella A, et al. Influence of saffron supplementation on retinal flicker sensitivity in early age-related macular degeneration. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2010 Dec;51(12):6118-24. 
  32. Piccardi M, Marangoni D, Minnella AM, et al. A longitudinal follow-up study of saffron supplementation in early age-related macular degeneration: sustained benefits to central retinal function. Evid Based Complement Alternat Med. 2012;2012:429124. 
  33. Nolan JM, Meagher K, Kashani S, et al. What is meso-zeaxanthin, and where does it come from? Eye (Lond). 2013 Aug;27(8):899-905. 
  34. Available at: https://patents.google.com/patent/US6329432B2/en. Accessed June 29, 2021. 
  35. Bone RA, Landrum JT, Cao Y, et al. Macular pigment response to a supplement containing meso-zeaxanthin, lutein and zeaxanthin.Nutr Metab (Lond). 2007 May 11;4:12. 
  36. Dong LY, Jin J, Lu G, et al. Astaxanthin attenuates the apoptosis of retinal ganglion cells in db/db mice by inhibition of oxidative stress. Mar Drugs. 2013 Mar 21;11(3):960-74. 
  37. Izumi-Nagai K, Nagai N, Ohgami K, et al. Inhibition of choroidal neovascularization with an anti-inflammatory carotenoid astaxanthin. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2008 Apr;49(4):1679-85. 
  38. Li Z, Dong X, Liu H, et al. Astaxanthin protects ARPE-19 cells from oxidative stress via upregulation of Nrf2-regulated phase II enzymes through activation of PI3K/Akt. Mol Vis. 2013;19:1656-66. 
  39. Lennikov A, Kitaichi N, Fukase R, et al. Amelioration of ultraviolet-induced photokeratitis in mice treated with astaxanthin eye drops. Mol Vis. 2012;18:455-64. 
  40. Cort A, Ozturk N, Akpinar D, et al. Suppressive effect of astaxanthin on retinal injury induced by elevated intraocular pressure. Regul Toxicol Pharmacol. 2010 Oct;58(1):121-30. 
  41. Kidd P. Astaxanthin, cell membrane nutrient with diverse clinical benefits and anti-aging potential. Altern Med Rev. 2011 Dec;16(4):355-64.
  42. Nakamura S, Tanaka J, Imada T, et al. Delphinidin 3,5-O-diglucoside, a constituent of the maqui berry (Aristotelia chilensis) anthocyanin, restores tear secretion in a rat dry eye model. Journal of Functional Foods. 2014 9//;10:346-54.
  43. Hitoe S, Tanaka J, Shimoda H. MaquiBright standardized maqui berry extract significantly increases tear fluid production and ameliorates dry eye-related symptoms in a clinical pilot trial. Panminerva Med. 2014 Sep;56(3 Suppl 1):1-6.