26/4/24

¿Qué es la inflamación en el cuerpo?

¿Qué es exactamente la inflamación y qué la causa? ¿Por qué es peligroso para el cuerpo?

Este blog está aquí para explicar la ciencia de la causa de la inflamación y sus consecuencias.

Female with marked inflammation on hip and knee,  Life Extension Europe

Las causas de la inflamación

Tenemos formas naturales para que usted contrarreste este tipo peligroso de inflamación prolongada.

A medida que nuestros cuerpos progresan con la edad, se enfrentan a varios desafíos. Entre ellas se encuentra la presencia de células senescentes. Estos detienen la división y emiten compuestos que aceleran el envejecimiento y la inflamación de los tejidos.

Este problema se agrava en personas con sobrepeso u obesidad, ya que el exceso de células grasas también promueve la inflamación. 

Además, factores como la dieta, la salud intestinal, la contaminación, los desequilibrios hormonales y el estrés contribuyen aún más a la inflamación, lo que a su vez puede provocar problemas de salud graves como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes, Alzheimer, artritis y cáncer (1-4).  

La inflamación a corto plazo es crucial para que el cuerpo combata infecciones, lesiones y enfermedades. 

Una vez que la amenaza particular ha pasado, los compuestos llamados mediadores pro-resolución (PRM) ayudan a calmar esa inflamación. A su vez, se evita que evolucione hacia una inflamación crónica. A cambio, los tejidos pueden recuperar su estado saludable.


Nutrientes para una dieta antiinflamatoria

Los siguientes nutrientes y suplementos ofrecen una amplia gama de beneficios antiinflamatorios.

Contribuyen a reducir la inflamación crónica y apoyan la salud en general:

  • El aceite de pescado es rico en ácidos grasos omega-3 que reducen los marcadores de inflamación como TNF-α, CRP e IL-6.
  • Los mediadores pro-resolución especializados se derivan de aceites marinos y apoyan la resolución de la inflamación en el cuerpo.
  • La curcumina es un componente de la cúrcuma que modula varias vías implicadas en los procesos inflamatorios.
  • El magnesio se asocia con niveles más bajos de marcadores inflamatorios como hs-CRP, IL-6 y TNF-α.
  • Se sabe que los polifenoles del té reducen la PCR y favorecen las acciones antiinflamatorias en el cuerpo.
  • Los lignanos de sésamo ayudan a reducir la inflamación y también pueden reducir los niveles de ciertos factores proinflamatorios.
  • La bromelina es una proteasa de los tallos de la piña. Se utiliza para reducir la inflamación y apoyar la salud de las articulaciones.
  • Se sabe que la boswellia combate la inflamación al inhibir la vía 5-LOX.
  • Resveratrol y Pterostilbeno: Potentes antioxidantes que ayudan a reducir la inflamación.
  • Los carotenoides son pigmentos naturales en plantas conocidos por sus propiedades antiinflamatorias.
  • La N-acetilcisteína (NAC) actúa como precursor de los antioxidantes y ayuda a reducir la inflamación.
  • Se ha demostrado que el aceite de semilla de comino negro (Nigella sativa) tiene una variedad de beneficios para la salud, incluidas propiedades antiinflamatorias.
  • La carnosina es un antioxidante que también puede modular los procesos inflamatorios.
  • La benfotiamina es un derivado sintético de la tiamina, que puede ayudar a reducir las respuestas inflamatorias.
  • La coenzima Q10 participa en la producción de energía y también tiene propiedades antiinflamatorias.
  • La pirroloquinolina quinona (PQQ) es un antioxidante que puede mejorar las respuestas inmunes e inflamatorias.
  • El jengibre contiene gingeroles que reducen la inflamación y apoyan la función inmune al inhibir mediadores y vías inflamatorias como NF-kB(5-10).
  • La cúrcuma contiene curcumina y turmeronas que proporcionan potentes efectos antiinflamatorios y también han demostrado propiedades anticancerígenas. Lea más sobre la curcumina aquí.

Proteína C-reactiva

Los niveles elevados de proteína C reactiva (PCR) en la sangre pueden indicar la presencia de inflamación.

La proteína C reactiva se produce en el hígado. Las personas sanas con PCR elevada pueden reducirla mediante cambios en la dieta, suplementos o medicamentos. 

Suplementos como estos pueden ayudar a reducir los niveles de PCR:

Llevar una dieta baja en ácido araquidónico, ácidos grasos omega-6, grasas saturadas, alimentos con alto índice glucémico y alimentos demasiado cocidos también puede ayudar a reducir la inflamación (11). 

Un estudio encontró que los comportamientos saludables ideales, como la dieta, el ejercicio y similares, podrían reducir la PCR (12). 

En dicho estudio, las personas que tenían entre cuatro y seis “comportamientos ideales” tuvieron hasta un 32% de reducción en sus niveles de prueba de PCR. El ejercicio por sí solo es un medio para reducir la PCR alta. Cuanto mayor sea la PCR inicial, mayor será el impacto de un régimen de ejercicio razonable sobre la PCR (13).


Inflamación y PRM

¿Qué es la “inflamación aguda”?

La inflamación aguda es la respuesta específica, inmediata y natural que el cuerpo genera ante amenazas como lesiones, infecciones o toxinas. 

Las células inmunitarias se apresuran al lugar para combatir la amenaza y proteger el cuerpo. Por lo general, esta inflamación desaparece una vez que se detecta y maneja el peligro. 

Dicho esto, a veces la inflamación no se detiene como debería. En cambio, continúa ocurriendo indefinidamente en el cuerpo. 

Cuando esto sucede, puede acabar transformándose en una inflamación crónica. Esta inflamación a largo plazo puede contribuir a una variedad de enfermedades graves, que incluyen:

  • Diabetes
  • Cardiopatía
  • Cáncer
  • Envejecimiento general (14,15).

¿Qué son las PRM?

Para controlar adecuadamente la inflamación, no basta con reducirla. Es necesario resolverlo por completo.

Aquí es donde los mediadores pro-resolución (PRM) entran en escena. 

A diferencia de los antiinflamatorios, los PRM son señales especiales en el cuerpo. No solo reducen la inflamación, sino que trabajan activamente para resolverla y ayudar a que los tejidos vuelvan a su estado normal y saludable (16). 

El problema es que sin suficientes PRM, esta inflamación puede persistir y causar daños duraderos (17,18).

Tipos de PRM

Desde hace varios años se sabe que los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el aceite de pescado están llenos de propiedades antiinflamatorias. Sin embargo, no se había entendido del todo por qué. 

Resulta que los PRM son compuestos a base de grasas o lípidos. Se producen a partir de sustancias aceitosas, incluidos los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en los aceites de pescado (como DHA y EPA).

Se requiere una ingesta adecuada de estos omega-3 para producir niveles suficientes de PRM en el cuerpo. 

Hay varios PRM diferentes producidos en el cuerpo: (16,19)

  • La EPA produce resolución de la serie E. 
  • Las resolvinas, protetinas y maresinas de la serie D se producen a partir de DHA. 
  • Las lipoxinas se sintetizan a partir de un ácido graso omega-6 conocido como ácido araquidónico.


¿Qué hacen los PRM?

Si bien cada PRM específico tiene acciones ligeramente diferentes, se superponen y se complementan entre sí.

Juntos, ayudan a coordinar muchos de los procesos implicados en la resolución de la inflamación. 

Los PRM resuelven la inflamación e influyen en una respuesta inmune saludable: (16,20)

  • Detener el reclutamiento y la migración de células inmunes involucradas en la inflamación aguda 
  • Inhibir la producción de compuestos proinflamatorios por parte del sistema inmunológico y las células de los tejidos. 
  • Inhibir la producción de radicales libres, utilizados por las células inmunitarias en la lucha contra los patógenos pero que, si persisten, pueden provocar lesiones en los tejidos. 
  • Estimular los macrófagos para limpiar los tejidos. Los macrófagos hacen esto devorando y destruyendo bacterias, alérgenos, células inmunes muertas y otros desechos. 
  • Aumento de la actividad de las células inmunitarias que limitan la inflamación y luego la limpian, como las células T reguladoras. 
  • Revertir la hipersensibilidad de las terminaciones nerviosas activadas en la inflamación aguda, reduciendo el dolor 
  • Iniciar la reparación y regeneración del tejido dañado 
  • Restaurar el flujo sanguíneo y los vasos sanguíneos a la normalidad.


Luchando contra las infecciones

Las investigaciones indican que los mediadores pro-resolución (PRM) también podrían desempeñar un papel en la lucha contra las infecciones.

En casos graves de periodontitis, una infección de las encías que puede causar pérdida de dientes y huesos, los pacientes mostraron niveles notablemente más bajos de PRM, en comparación con los controles. 

Además, sus macrófagos fueron menos eficaces para eliminar bacterias, lo que sugiere que los PRM mejoran la capacidad de estas células inmunitarias para combatir infecciones (21-39).


Leer más publicaciones de blog


Referencias

  1. Franceschi C, Campisi J. Chronic inflammation (inflammaging) and its potential contribution to age-associated diseases. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2014 Jun;69 Suppl 1:S4-9.
  2. Leonardi GC, Accardi G, Monastero R, et al. Ageing: from inflammation to cancer. Immun Ageing. 2018;15:1.
  3. Tchkonia T, Zhu Y, van Deursen J, et al. Cellular senescence and the senescent secretory phenotype: therapeutic opportunities. J Clin Invest. 2013 Mar;123(3):966-72.
  4. Sanada F, Taniyama Y, Muratsu J, et al. Source of Chronic Inflammation in Aging. Front Cardiovasc Med. 2018;5:12.
  5. Arablou T, Aryaeian N, Valizadeh M, et al. The effect of ginger consumption on glycemic status, lipid profile and some inflammatory markers in patients with type 2 diabetes mellitus. Int J Food Sci Nutr. 2014 Jun;65(4):515-20.
  6. Ho SC, Chang KS, Lin CC. Anti-neuroinflammatory capacity of fresh ginger is attributed mainly to 10-gingerol. Food Chem. 2013 Dec 1;141(3):3183-91.
  7. Hoseinzadeh K, Daryanoosh F, Baghdasar PJ, et al. Acute effects of ginger extract on biochemical and functional symptoms of delayed onset muscle soreness. Med J Islam Repub Iran. 2015;29:261.
  8. Karimi N, Dabidi Roshan V, Fathi Bayatiyani Z. Individually and Combined Water-Based Exercise With Ginger Supplement, on Systemic Inflammation and Metabolic Syndrome Indices, Among the Obese Women With Breast Neoplasms. Iran J Cancer Prev. 2015 Dec;8(6):e3856.
  9. Mozaffari-Khosravi H, Naderi Z, Dehghan A, et al. Effect of Ginger Supplementation on Proinflammatory Cytokines in Older Patients with Osteoarthritis: Outcomes of a Randomized Controlled Clinical Trial. J Nutr Gerontol Geriatr. 2016 Jul-Sep;35(3):209-18.
  10. Naderi Z, Mozaffari-Khosravi H, Dehghan A, et al. Effect of ginger powder supplementation on nitric oxide and C-reactive protein in elderly knee osteoarthritis patients: A 12-week double-blind randomized placebo-controlled clinical trial. J Tradit Complement Med. 2016 Jul;6(3):199-203.
  11. Tillett WS, Francis T. Serological reactions in pneumonia with a non-protein somatic fraction of pneumococcus. J Exp Med. 1930 Sep 30;52(4):561-71.
  12. Lopez-Garcia E, Schulze MB, Meigs JB, et al. Consumption of trans fatty acids is related to plasma biomarkers of inflammation and endothelial dysfunction. J Nutr. 2005 Mar;135(3):562-6.
  13. Xue H, Wang J, Hou J, et al. Association of ideal cardiovascular metrics and serum high-sensitivity C-reactive protein in hypertensive population. PLoS One. 2013;8(12):e81597.
  14. Swardfager W, Herrmann N, Cornish S, et al. Exercise intervention and inflammatory markers in coronary artery disease: a meta-analysis. Am Heart J. 2012 Apr;163(4):666-76.e1-3.
  15. Franceschi C, Campisi J. Chronic inflammation (inflammaging) and its potential contribution to age-associated diseases. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2014 Jun;69 Suppl 1:S4-9.
  16. Khansari N, Shakiba Y, Mahmoudi M. Chronic inflammation and oxidative stress as a major cause of age-related diseases and cancer. Recent Pat Inflamm Allergy Drug Discov. 2009 Jan;3(1):73-80.
  17. Basil MC, Levy BD. Specialized pro-resolving mediators: endogenous regulators of infection and inflammation. Nat Rev Immunol. 2016 Jan;16(1):51-67.
  18. Chiurchiu V, Leuti A, Maccarrone M. Bioactive Lipids and Chronic Inflammation: Managing the Fire Within. Front Immunol. 2018;9:38.
  19. Serhan CN. Pro-resolving lipid mediators are leads for resolution physiology. Nature. 2014 Jun 5;510(7503):92-101.
  20. Sandhaus S, Swick AG. Specialized proresolving mediators in infection and lung injury. Biofactors. 2021 Jan;47(1):6-18
  21. Ali M, Yang F, Jansen JA, et al. Lipoxin suppresses inflammation via the TLR4/MyD88/NF-kappaB pathway in periodontal ligament cells. Oral Dis. 2020 Mar;26(2):429-38.
  22. Chiang N, Fredman G, Backhed F, et al. Infection regulates pro-resolving mediators that lower antibiotic requirements. Nature. 2012 Apr 25;484(7395):524-8.
  23. Colas RA, Nhat LTH, Thuong NTT, et al. Proresolving mediator profiles in cerebrospinal fluid are linked with disease severity and outcome in adults with tuberculous meningitis. FASEB J. 2019 Nov;33(11):13028-39.
  24. Fredman G, Oh SF, Ayilavarapu S, et al. Impaired phagocytosis in localized aggressive periodontitis: rescue by Resolvin E1. PLoS One. 2011;6(9):e24422.
  25. Hao Y, Zheng H, Wang RH, et al. Maresin1 Alleviates Metabolic Dysfunction in Septic Mice: A (1)H NMR-Based Metabolomics Analysis. Mediators Inflamm. 2019;2019:2309175.
  26. Imai Y. Role of omega-3 PUFA-derived mediators, the protectins, in influenza virus infection. Biochim Biophys Acta. 2015 Apr;1851(4):496-502.
  27. Morita M, Kuba K, Ichikawa A, et al. The lipid mediator protectin D1 inhibits influenza virus replication and improves severe influenza. Cell. 2013 Mar 28;153(1):112-25.
  28. Kosaraju R, Guesdon W, Crouch MJ, et al. B Cell Activity Is Impaired in Human and Mouse Obesity and Is Responsive to an Essential Fatty Acid upon Murine Influenza Infection. J Immunol. 2017 Jun 15;198(12):4738-52.
  29. Li R, Wang Y, Ma Z, et al. Maresin 1 Mitigates Inflammatory Response and Protects Mice from Sepsis. Mediators Inflamm. 2016;2016:3798465.
  30. Osorio Parra MM, Elangovan S, Lee CT. Specialized pro-resolving lipid mediators in experimental periodontitis: A systematic review. Oral Dis. 2019 Jul;25(5):1265-76.
  31. Hasturk H, Kantarci A, Goguet-Surmenian E, et al. Resolvin E1 regulates inflammation at the cellular and tissue level and restores tissue homeostasis in vivo. J Immunol. 2007 Nov 15;179(10):7021-9.
  32. Serhan CN, Jain A, Marleau S, et al. Reduced inflammation and tissue damage in transgenic rabbits overexpressing 15-lipoxygenase and endogenous anti-inflammatory lipid mediators. J Immunol. 2003 Dec 15;171(12):6856-65.
  33. Siddiqui YD, Omori K, Ito T, et al. Resolvin D2 Induces Resolution of Periapical Inflammation and Promotes Healing of Periapical Lesions in Rat Periapical Periodontitis. Front Immunol. 2019;10:307.
  34. Spite M, Norling LV, Summers L, et al. Resolvin D2 is a potent regulator of leukocytes and controls microbial sepsis. Nature. 2009 Oct 29;461(7268):1287-91.
  35. Xia H, Chen L, Liu H, et al. Protectin DX increases survival in a mouse model of sepsis by ameliorating inflammation and modulating macrophage phenotype. Sci Rep. 2017 Mar 7;7(1):99.
  36. Ueda T, Fukunaga K, Seki H, et al. Combination therapy of 15-epi-lipoxin A4 with antibiotics protects mice from Escherichia coli-induced sepsis*. Crit Care Med. 2014 Apr;42(4):e288-95.
  37. Walker J, Dichter E, Lacorte G, et al. Lipoxin a4 increases survival by decreasing systemic inflammation and bacterial load in sepsis. Shock. 2011 Oct;36(4):410-6.
  38. Wang Q, Lian QQ, Li R, et al. Lipoxin A(4) activates alveolar epithelial sodium channel, Na,K-ATPase, and increases alveolar fluid clearance. Am J Respir Cell Mol Biol. 2013 May;48(5):610-8.
  39. Wang Q, Yan SF, Hao Y, et al. Specialized Pro-resolving Mediators Regulate Alveolar Fluid Clearance during Acute Respiratory Distress Syndrome. Chin Med J (Engl). 2018 Apr 20;131(8):982-9.